Los filtros nasales NOSA surgen como dispositivo contra los malos olores, bacterias o virus, partículas en el aire que a menudo nos afectan de distintas formas, en forma de alergias, enfermedades o simplemente por la incomodidad de estar respirando en ambientes cargados.

NOSA es una empresa sueca que comenzó el diseño de estos dispositivos en el año 2016, con la idea de una enfermera sueca cuyo trabajo hospitalario le causaba gran cantidad de riesgos en la salud, y necesitaba protección. La idea era mejorar las condiciones de trabajo en el sector de la salud mediante el desarrollo de protectores nasales eficaces que facilitasen de forma discreta y preventiva la respiración en situaciones de malos olores y en condiciones ambientales peligrosas.

Los primeros filtros fueron los allergy filter y smog filter, orientados principalmente a proteger de malos olores como los provocados por humos de coches, tóxicos y partículas alergénicas. La siguiente innovación vino provocada por la pandemia de Covid y la necesidad de protección contra virus y bacterias, así, aparecieron el bacterial, viral y microbial control desarrollados como método efectivo y testado en laboratorio contra cepas conocidas de rinovirus, coronavirus, norovirus o bacterias como estafilococos, neumococos o e-coli, siendo efectivo en este bloque hasta en un 99%.

El polen, el polvo, la contaminación del aire y la toxicidad que provoca en nuestro cuerpo, los malos olores o las bacterias son enemigos de multitud de profesionales de la salud y también de otras profesiones sensibles que precisan sistemas mucho más eficientes que las mascarillas, más discretos y de uso continuado. Los filtros nasales NOSA cumplen estos requisitos pudiendo ser usados en gran cantidad de situaciones médicas (ambulancias, urgencias, atención domiciliaria...) como por otros colectivos como limpiadoras o trabajadores industriales.

En definitiva, si precisas un dispositivo fácil de usar, discreto que te ayude a respirar con seguridad, los filtros nasales NOSA son tu producto.